EXPLOTACIÓN DE CRUDOS PESADOS: FUTURO INEVITABLE