CIO México | ¿Quiere aumentar la productividad del petróleo y el gas? Es hora de considerar la analítica avanzada

La digitalización ha estado en el radar de la industria durante muchos años, pero la reciente pandemia de COVID-19 ha acelerado significativamente la adopción de la tecnología en este -y seguramente en todos- los sectores. En 2020, el sector de petróleo y gas se centró en las aplicaciones basadas en la nube (47%), las plataformas de datos (44%) y la inteligencia artificial (IA) (27%), las cuales cuentan con una gran ayuda (y, a su vez, apoyan) la analítica avanzada. Esto ha continuado en 2021, y ahora existe una clara carrera hacia el futuro digital, en la que los que no se adapten se quedarán atrás frente a sus competidores.

La próxima generación de soluciones se está construyendo para ser cada vez más ingeniosa, proporcionando a los usuarios más capacidades de captura de datos. La maquinaria de petróleo y gas es cada vez más tecnológica e interconectada, cambiando rápidamente lo que se considera “normal y esperado”. Los productos ofrecen ahora sensores, automatización y servicios de conectividad para hacer un mejor seguimiento de la producción, controlar las necesidades de mantenimiento de los equipos e identificar cualquier causa de preocupación tan pronto como aparezca. Cuando se combina con el análisis predictivo, esto proporciona acceso a una enorme cantidad de datos extremadamente útiles que no únicamente pueden mejorar la toma de decisiones, sino también la producción.

Esto es muy importante, ya que el sector de petróleo y gas presenta una gran brecha de rendimiento. Incluso algunos expertos consideran que la adopción de la analítica pudiese llegar a duplicar el rendimiento de los pozos. Esto se debe en gran medida al volumen y la complejidad de la información que se maneja, y a las numerosas decisiones, modificaciones y ajustes asociados que deben cambiarse. Este es un área clave en la que la digitalización puede ayudar a las empresas a optimizar sus operaciones para ser más productivas y, por tanto, más rentables.

Analítica: el camino a la productividad

Las técnicas de analítica avanzada van mucho más allá de los sistemas tradicionales de control y adquisición de datos (SCADA). Impulsadas por el aprendizaje automático, se centran en la identificación de patrones entre las miles de variables que cambian constantemente y que supervisan los sensores y otros dispositivos. Pero, ¿qué hacen y cómo cambian la ecuación empresarial?

  • Algoritmos: Los patrones identificados por la analítica avanzada se utilizan para crear algoritmos que ayudan a realizar un seguimiento de las variables más relevantes para la operación. Así, si algo empieza a ir mal, se puede enviar instantáneamente una alerta a los operadores para que puedan tomar medidas rápidamente, y así ahorrar costos.
  • Soluciones en red: Estos sistemas utilizan una combinación de soluciones, desde los controladores lógicos programables (PLC) que pueden realizar tareas complejas de forma automática y rápida y alimentar una base de datos central, hasta los numerosos equipos y sensores de pozos que supervisan cuidadosamente las condiciones a lo largo del campo. Esto también puede ayudar al mantenimiento predictivo, permitiendo a las empresas solucionar los problemas antes de que disminuyan la producción.
  • Información accesible: Aunque la obtención de toda la información que la analítica avanzada pueda ofrecer es clave, no es suficiente por sí sola. Todos estos datos deben reunirse, compilarse y organizarse de forma accesible -por ejemplo, a través de una aplicación móvil- para que los usuarios puedan seguir el proceso de producción en tiempo real. 
  • El vínculo digital-físico: Para obtener resultados impactantes, debe haber una sinergia fuerte entre el mundo digital y el físico. No basta con analizar los datos recibidos de estos activos; los propios activos también deben apoyar la transformación digital en curso, al ser capaces de afectar al mundo físico directamente. Los sensores, que no solamente pueden rastrear información, sino recibir instrucciones para controlar las operaciones desde lejos, son un ejemplo. En todos los dispositivos, lo digital debe ser capaz de influir en lo físico para aprovechar realmente los beneficios de esta revolución tecnológica. 

Los resultados pueden ser muy impactantes, por lo que muchas de las principales empresas que operan en el sector de petróleo y gas ya están estudiando cómo la analítica avanzada y el aprendizaje automático pueden ayudar a sus negocios aumentando eficiencia y proporcionando ahorros de costos. De hecho, un grupo noruego descubrió que el uso de tecnologías digitales, incluyendo la analítica avanzada y el mantenimiento predictivo, ya ha ahorrado 10.000 millones de dólares a la industria.

Este es el futuro de la industria de petróleo y gas, y es una oportunidad no solo para mejorar los resultados anteriores, sino también para superar a la competencia. Las empresas que se adapten más rápidamente podrán empezar a aprovechar las numerosas ventajas que ofrece la digitalización de procesos y el análisis de rendimiento, mejorando su ahorro de costos y haciendo que su personal se adapte más rápidamente a este nuevo paso en la industria. Este cambio hacia la digitalización puede que no sea fácil, pero es imperativo para el éxito continuo.

– José Wilfredo Molina, presidente y fundador de Nakasawa Resources

Consulta la fuente original aquí

Radio Majestad | Nakasawa Resources y las Tecnologías EOR

El pasado 28 de junio, el Ingeniero Jesús Rodríguez, Gerente Técnico EOR de Nakasawa Resources, participó en una entrevista donde compartió como si es posible aumentar la producción petrolera y disminuir el impacto medioambiental en la industria energética. A través de planes estratégicos de mantenimiento e incremento de producción; con el aprovechamiento de los activos existentes y procesos de recobro mejorado (EOR) .

Hoy existen técnicas que se han integrado a la explotación petrolera que han logrado reducir el impacto ambiental…hoy se debe tomar muy en cuenta la economía circular

El concepto de la economía circular representa una alternativa que redefine la definición de crecimiento para la sociedad, haciendo énfasis en sus benefícios para todos los procesos. En el sector energético, este reutiliza todos los recursos dentro de un proceso de producción de petróleo para aumentar su eficiencia al igual que la vida de los yacimientos.

Consulta la fuente original aquí

Red del Petróleo | Ecuador y las Tecnologías EOR con el Método de Inyección de Vapor

El reciente gobierno ecuatoriano ha planteado la meta de duplicar la producción petrolera, es decir, llegar al millón de barriles al día. Este incremento vendría principalmente desde la empresa estatal, Petroecuador, la cual aporta aproximadamente el 80 por ciento del crudo extraído. Se trata de una meta ambiciosa si se toma en cuenta el volumen de producción de los últimos años y el balance de las reservas probadas en el país, la cuales, de acuerdo con el último informe publicado en 2019, llegaron a 1.303 millones de barriles y las probables a 276 millones. A esto se suma que el país no cuenta con los recursos suficientes para retomar o iniciar contratos de exploración para aumentar sus reservas, como se esperaría suceda con la expansión de la frontera petrolera a otras zonas como la Amazonía, con más exploración y perforación de pozos. En ese contexto, lo más viable a corto plazo sería la negociación de contratos privados para diversificar el portafolio y destinar inversión para incrementar las reservas y la rentabilidad de los campos maduros que ya están en producción o en su etapa de declive. En el segundo caso, cabe saber que más de la mitad del petróleo remanente se queda atrapado por fuerzas capilares, después de las etapas de producción primaria y secundaria. Frente a la problemática señalada, la industria hidrocarburífera ha desarrollado diversas tecnologías de recuperación mejorada de petróleo conocidas como EOR, las cuales se aplican durante el ciclo de vida posterior de un yacimiento para aprovechar la improductividad de los pozos y aumentar las reservas. Esto se realiza mediante la inyección de substancias específicas (gas, químicos o vapor). En el Ecuador las tecnologías EOR son recientes y limitadas en algunos campos de la cuenca amazónica. En 2015, la entonces empresa Petroamazonas demostró que las tecnologías EOR con inyección de agua aplicadas a cinco yacimientos lograron una tasa de recuperación de los reservorios del 24 por ciento, cerca del rango mundial del 27 por ciento. Algo que es positivo si se estima que otros métodos como el de la inyección de vapor pudieran llegar al 70 por ciento, según los resultados de los estudios de Petroecuador. Las tecnologías EOR con el método de inyección de vapor han tenido un rol importante en la recuperación terciaria de crudos altamente viscosos y de bajo API (como acontece en Ecuador), pudiendo llegar a obtener un recobro de 50 a 60 por ciento. Nakasawa Resources, una compañía líder de tecnología upstream para el desarrollo de la producción global de petróleo y gas, ha entendido la necesidad de ofrecer técnicas de mejora recuperada de petróleo. Uno de los métodos que mayor efectividad ha demostrado es la recuperación térmica por medio de la inyección de vapor, cuyo objetivo es aumentar la temperatura del petróleo y disminuir su viscosidad para así dirigir su flujo hacia un pozo productor. La compañía ha lanzado al mercado de Ecuador sus dos más recientes innovaciones tecnológicas, los sistemas, Super Matroid Heater™ (SMH) y Super Matroid Cyclone™ (SMC). Ambas soluciones tienen como propósito optimizar la producción de petróleo en pozos existentes, ofreciendo a las empresas petroleras una oportunidad para garantizar mayor rentabilidad. Además, al optimizar la recuperación, los sistemas logran minimizar el impacto ambiental y reducir el volumen de agua tratada. Estos no generan desechos o efluentes que puedan dañar el ecosistema o medio ambiente donde se ejecuten las operaciones de inyección de vapor. Consulta la fuente original aquí.

Cuaderno Borrador | Industria petrolera del Perú necesita nuevas tecnologías

José Wilfredo Molina, presidente y fundador de Nakasawa Resources, considera que el Perú tiene una importante tradición petrolera; y sus principales lotes de producción, tanto en la selva como en el noreste del territorio nacional, tienen operaciones con más de 20 años de actividad.

“Lo que buscamos es proporcionar a los operadores petroleros las herramientas y técnicas adecuadas para potenciar el rendimiento de sus pozos activos, permitiendo un mayor aprovechamiento del hidrocarburo y, por ende, mayor rentabilidad”, comentó Molina. 

De acuerdo a cifras de Perupetro, en el Perú se producen actualmente alrededor de 36,000 barriles de petróleo por día; sin embargo, esta producción experimenta una caída paulatina. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la producción de petróleo crudo cayó en abril -20.4%, en comparación al mismo mes del año pasado.

“La industria petrolera del Perú necesita nuevas tecnologías que contribuyan a recuperar su crecimiento productivo y alcanzar sus desafíos energéticos de cara  al futuro”, sostuvo el presidente de Nakasawa Resources.   

Soluciones tecnológicas de vanguardia

Los sistemas Super Matroid Heater (SMH) y Super Matroid Cyclone (SMC), presentados por Nakasawa Resources al mercado global de hidrocarburos, permiten tener mayor eficiencia térmica para mejorar la calidad de vapor en superficie y a nivel de yacimiento, resultando en un incremento en la productividad de los pozos inyectados. De igual manera, al ser tecnologías limpias, mitigan impactos ambientales y no generan desechos o efluentes. 

El uso de estas soluciones tecnológicas permite a operadores petroleros incrementar su producción hasta en un 315% en pozos trabajados y áreas aplicadas. De igual manera, proporcionan un vapor con más del 95% de calidad, disminuyen el consumo de agua y gas combustible hasta en un 12% menos, además de representar un ahorro de hasta un 25% en costos operacionales.

Actualmente, estas soluciones tecnológicas vienen consolidando su presencia en América Latina. De igual manera, una alianza con ENERPROGROUP, empresa líder en la industria de la recuperación mejorada de petróleo (EOR), viene permitiendo su incursión en países como Indonesia, Malasia, Brunei y Uzbekistán.

Consulta la fuente original aquí.

Vistazo | Innovación tecnológica permite recuperar la producción petrolera en pozos maduros

El reciente gobierno ecuatoriano ha planteado la meta de duplicar la producción petrolera, es decir, llegar al millón de barriles al día. Este incremento vendría principalmente desde la empresa estatal, Petroecuador, la cual aporta aproximadamente el 80 por ciento del crudo extraído.

Se trata de una meta ambiciosa si se toma en cuenta el volumen de producción de los últimos años y el balance de las reservas probadas en el país, la cuales, de acuerdo con el último informe publicado en 2019, llegaron a 1.303 millones de barriles y las probables a 276 millones.

A esto se suma que el país no cuenta con los recursos suficientes para retomar o iniciar contratos de exploración para aumentar sus reservas, como se esperaría suceda con la expansión de la frontera petrolera a otras zonas como la Amazonía, con más exploración y perforación de pozos.

En ese contexto, lo más viable a corto plazo sería la negociación de contratos privados para diversificar el portafolio y destinar inversión para incrementar las reservas y la rentabilidad de los campos maduros que ya están en producción o en su etapa de declive.

En el segundo caso, cabe saber que más de la mitad del petróleo remanente se queda atrapado por fuerzas capilares, después de las etapas de producción primaria y secundaria.

Frente a la problemática señalada, la industria hidrocarburífera ha desarrollado diversas tecnologías de recuperación mejorada de petróleo conocidas como EOR, las cuales se aplican durante el ciclo de vida posterior de un yacimiento para aprovechar la improductividad de los pozos y aumentar las reservas. Esto se realiza mediante la inyección de substancias específicas (gas, químicos o vapor).

En el Ecuador las tecnologías EOR son recientes y limitadas en algunos campos de la cuenca amazónica. En 2015, la entonces empresa Petroamazonas demostró que las tecnologías EOR con inyección de agua aplicadas a cinco yacimientos lograron una tasa de recuperación de los reservorios del 24 por ciento, cerca del rango mundial del 27 por ciento.

Algo que es positivo si se estima que otros métodos como el de la inyección de vapor pudieran llegar al 70 por ciento, según los resultados de los estudios de Petroecuador.

Las tecnologías EOR con el método de inyección de vapor han tenido un rol importante en la recuperación terciaria de crudos altamente viscosos y de bajo API (como acontece en Ecuador), pudiendo llegar a obtener un recobro de 50 a 60 por ciento.

Nakasawa Resources, una compañía líder de tecnología upstream para el desarrollo de la producción global de petróleo y gas, ha entendido la necesidad de ofrecer técnicas de mejora recuperada de petróleo.

Uno de los métodos que mayor efectividad ha demostrado es la recuperación térmica por medio de la inyección de vapor, cuyo objetivo es aumentar la temperatura del petróleo y disminuir su viscosidad para así dirigir su flujo hacia un pozo productor.

La compañía ha lanzado al mercado de Ecuador sus dos más recientes innovaciones tecnológicas, los sistemas, Super Matroid Heater™ (SMH) y Super Matroid Cyclone™ (SMC). Ambas soluciones tienen como propósito optimizar la producción de petróleo en pozos existentes, ofreciendo a las empresas petroleras una oportunidad para garantizar mayor rentabilidad.

Además, al optimizar la recuperación, los sistemas logran minimizar el impacto ambiental y reducir el volumen de agua tratada. Estos no generan desechos o efluentes que puedan dañar el ecosistema o medio ambiente donde se ejecuten las operaciones de inyección de vapor.

Consulta la fuente original aquí.

Oil Channel TV| Ecuador y las tecnologías EOR con el método de inyección de vapor

El reciente gobierno ecuatoriano ha planteado la meta de duplicar la producción petrolera, es decir, llegar al millón de barriles al día. Este incremento vendría principalmente desde la empresa estatal, Petroecuador, la cual aporta aproximadamente el 80 por ciento del crudo extraído.

Se trata de una meta ambiciosa si se toma en cuenta el volumen de producción de los últimos años y el balance de las reservas probadas en el país, la cuales, de acuerdo con el último informe publicado en 2019, llegaron a 1.303 millones de barriles y las probables a 276 millones.

A esto se suma que el país no cuenta con los recursos suficientes para retomar o iniciar contratos de exploración para aumentar sus reservas, como se esperaría suceda con la expansión de la frontera petrolera a otras zonas como la Amazonía, con más exploración y perforación de pozos.

En ese contexto, lo más viable a corto plazo sería la negociación de contratos privados para diversificar el portafolio y destinar inversión para incrementar las reservas y la rentabilidad de los campos maduros que ya están en producción o en su etapa de declive.

En el segundo caso, cabe saber que más de la mitad del petróleo remanente se queda atrapado por fuerzas capilares, después de las etapas de producción primaria y secundaria.

Frente a la problemática señalada, la industria hidrocarburífera ha desarrollado diversas tecnologías de recuperación mejorada de petróleo conocidas como EOR, las cuales se aplican durante el ciclo de vida posterior de un yacimiento para aprovechar la improductividad de los pozos y aumentar las reservas. Esto se realiza mediante la inyección de substancias específicas (gas, químicos o vapor).

En el Ecuador las tecnologías EOR son recientes y limitadas en algunos campos de la cuenca amazónica. En 2015, la entonces empresa Petroamazonas demostró que las tecnologías EOR con inyección de agua aplicadas a cinco yacimientos lograron una tasa de recuperación de los reservorios del 24 por ciento, cerca del rango mundial del 27 por ciento.

Algo que es positivo si se estima que otros métodos como el de la inyección de vapor pudieran llegar al 70 por ciento, según los resultados de los estudios de Petroecuador.

Las tecnologías EOR con el método de inyección de vapor han tenido un rol importante en la recuperación terciaria de crudos altamente viscosos y de bajo API (como acontece en Ecuador), pudiendo llegar a obtener un recobro de 50 a 60 por ciento.

Nakasawa Resources, una compañía líder de tecnología upstream para el desarrollo de la producción global de petróleo y gas, ha entendido la necesidad de ofrecer técnicas de mejora recuperada de petróleo.

Uno de los métodos que mayor efectividad ha demostrado es la recuperación térmica por medio de la inyección de vapor, cuyo objetivo es aumentar la temperatura del petróleo y disminuir su viscosidad para así dirigir su flujo hacia un pozo productor.

La compañía ha lanzado al mercado de Ecuador sus dos más recientes innovaciones tecnológicas, los sistemas, Super Matroid Heater™ (SMH) y Super Matroid Cyclone™ (SMC). Ambas soluciones tienen como propósito optimizar la producción de petróleo en pozos existentes, ofreciendo a las empresas petroleras una oportunidad para garantizar mayor rentabilidad.

Además, al optimizar la recuperación, los sistemas logran minimizar el impacto ambiental y reducir el volumen de agua tratada. Estos no generan desechos o efluentes que puedan dañar el ecosistema o medio ambiente donde se ejecuten las operaciones de inyección de vapor.

Consulta la fuente original aquí.

Energiminas| Nakasawa Resources: Nuevas tecnologías permiten a petroleras triplicar su producción

Nakasawa Resources, una compañía del upstream para el desarrollo de la producción global de petróleo y gas, ha presentado sus más recientes innovaciones tecnológicas, los sistemas, Super Matroid Heater™ (SMH) y Super Matroid Cyclone™ (SMC). Ambos sistemas tienen como propósito optimizar la producción de petróleo en pozos existentes, ofreciendo a las empresas petroleras una oportunidad para garantizar mayor rentabilidad, y al mismo tiempo reducir el impacto ambiental que supone el uso de otras tecnologías convencionales.  Afirma la empresa que su tecnología necesita un 12% menos de agua y gas e incrementa la producción en un 315% por pozo.

“En Nakasawa, sabemos que la eficiencia y la optimización son la clave para satisfacer las necesidades globales del sector petrolero y más durante estos tiempos de incertidumbre”, expresó José Wilfredo Molina, presidente y fundador de Nakasawa Resources. “Desde nuestros inicios, nos hemos centrado en alcanzar los máximos estándares de calidad y brindar los mejores servicios y resultados a través de tecnologías avanzadas enfocadas en la eficiencia y optimización de pozos petroleros”. 

El SMH y SMC son soluciones que permiten tener mayor eficiencia térmica para mejorar la calidad de vapor en superficie y a nivel de yacimiento resultando en un incremento en la productividad de los pozos inyectados. Al optimizar la recuperación, los sistemas logran minimizar el impacto ambiental y reducir el volumen de agua tratada. Además, estos no generan desechos o efluentes que puedan dañar el ecosistema o medio ambiente donde se ejecuten las operaciones de inyección de vapor.

El SMH es un sistema que inyecta vapor en el pozo petrolero. Cuenta con una tecnología avanzada que incentiva la producción de más petróleo. Por el otro lado, el SMC es una solución disponible para aquellas compañías que ya cuentan con un OTSG convencional y buscan potenciar su productividad. Esta tecnología es adaptable a cualquier OTSG convencional, y garantiza los mismos resultados y capacidades del SMH.

Consulta la fuente original aquí.

ProActivo| Nakasawa Resources: Nuevas tecnologías permiten a petroleras recuperar su producción en un 315%

Nakasawa Resources ha presentado sus más recientes innovaciones tecnológicas, los sistemas, Super Matroid Heater™ (SMH) y Super Matroid Cyclone™ (SMC). Ambos sistemas tienen como propósito optimizar la producción de petróleo en pozos existentes, ofreciendo a las empresas petroleras una oportunidad para garantizar mayor rentabilidad, y al mismo tiempo reducir el impacto ambiental que supone el uso de otras tecnologías convencionales.

“En Nakasawa, sabemos que la eficiencia y la optimización son la clave para satisfacer las necesidades globales del sector petrolero y más durante estos tiempos de incertidumbre”, expresó José Wilfredo Molina, presidente y fundador de Nakasawa Resources. 

El SMH y SMC son soluciones que permiten tener mayor eficiencia térmica para mejorar la calidad de vapor en superficie y a nivel de yacimiento resultando en un incremento en la productividad de los pozos inyectados. Al optimizar la recuperación, los sistemas logran minimizar el impacto ambiental y reducir el volumen de agua tratada. Además, estos no generan desechos o efluentes que puedan dañar el ecosistema o medio ambiente donde se ejecuten las operaciones de inyección de vapor.

Sistemas innovadores que prometen mayor recuperación

El SMH es un sistema completo, dedicado a generar e inyectar alta calidad de vapor en el pozo petrolero. Cuenta con una tecnología avanzada que incentiva la producción de más petróleo, disminuye gastos y tiempo de operación mediante un proceso más sostenible y rentable.

Por el otro lado, el SMC es una solución disponible para aquellas compañías que ya cuentan con un OTSG convencional y buscan potenciar su productividad. Esta tecnología es adaptable a cualquier OTSG convencional, y garantiza los mismos resultados y capacidades del SMH.

Ambas tecnologías reducen la concentración de gases de efecto invernadero, incentivan la producción de más petróleo a través de un proceso que genera los siguientes beneficios:

  • un vapor con más del 95% de calidad
  • un 12% menos de consumo de agua y gas combustible
  • incremento de la producción de petróleo en un 315%, en los pozos trabajados y área aplicada
  • ahorros de hasta un 25% en costos operacionales

Consulta la fuente original aquí.

La República| Tenemos interés en proyectos en cuencas del Magdalena Medio y Llanos Orientales

Este año, la empresa de tecnología para la extracción de crudo Nakasawa Resources confirmó que parte de su equipo llegará a Colombia para fortalecer la operación de la compañía en el país. José Wilfredo Molina, CEO de la compañía, explicó los planes con su llegada.

¿Cuál fue el resultado de la empresa en 2020 de pandemia y bajos precios en el petróleo?
Dada la coyuntura internacional y la realidad del sector energético, 2020 fue un año en el cual focalizamos los esfuerzos en elevar la oferta de valor mediante la inversión en tecnología, innovación y comunicación, para lo cual aumentamos nuestro presupuesto interno anual de 10% a 30%. Más allá de las dificultades de los últimos meses, las empresas del sector están pensando en el largo plazo y ven en nuestras soluciones una oportunidad de mejora para aumentar su eficiencia y retomar el crecimiento.ADVERTISING

En Colombia, ¿cómo han evolucionado los resultados de la compañía?
Desde 2012 hemos participado en el mercado colombiano, brindando asistencia e inteligencia tecnológica a diversas operadoras del sector de hidrocarburos, especialmente en el área de crudos pesados.

Este 2020 logramos trasladar a nuestra Gerencia Técnica al país para desarrollar toda una estrategia Técnico – Comercial en el campo de los crudos pesados; identificar las oportunidades de primera mano con mayor certeza; y posicionarnos como la primera empresa de servicios integrales de tecnología para el desarrollo y drenaje eficiente de las reservas de petróleo pesado.

¿Cómo avanza el ingreso de la compañía en Colombia? ¿Qué negociaciones hay para la llegada al país?
Como estrategia para fortalecer el ingreso hemos trasladado parte del personal de la gerencia técnica de recobro mejorado a Colombia y hemos avanzado en los estudios del área. Tenemos especial interés en participar en proyectos ubicados en las cuencas sedimentarias del Valle Medio de Magdalena, Caguán – Putumayo y Llanos Orientales. Hemos priorizado y empezado a contactar unas petroleras que sabemos que verán en nuestra tecnología una solución y oportunidad a corto plazo.

¿Cuáles son los planes de expansión de la empresa para los próximos años?
En Colombia, queremos apoyar a las diez empresas más importantes del sector, desarrollando de forma integral las reservas de crudos pesados.

¿Cuáles son sus proyecciones para este año en términos de operación?
Actualmente, manejamos un plan de negocio con diez operadoras y 12 proyectos a nivel mundial y el pronóstico de las diversas variables económicas dan como resultado el manejo de una inversión entre US$60 millones y US$100 millones en la primera fase de ejecución de los proyectos. Asimismo, tenemos proyectada una inversión en Investigación y Desarrollo de más de US$2 millones anuales y entre 2021 y 2023, superaría el orden de US$6 millones en este periodo.

Consulta la fuente original aquí.

Forbes Mexico| México se posiciona para un futuro petrolero favorable post Covid-19

Como consecuencia de la pandemia, durante el año 2020 los precios del petróleo se desplomaron propiciando la mayor crisis petrolera de la que se tenga registro. La limitada movilidad de las personas, aerolíneas orilladas a dejar de operar, como lo hicieron en menor medida el transporte público y comercial; además de las fábricas que tuvieron que cerrar y el paro de las líneas productivas, fueron factores que contribuyeron a un escenario catastrófico para el sector.

Ante un escenario sin precedentes, el reto para la recuperación de los precios del crudo ha sido mayúsculo. No hay que olvidar que los miembros de la OPEP+, en su momento acordaron reducir la producción mundial en aproximadamente 9,7 millones de barriles diarios, lo que representaba el mayor recorte de la producción de petróleo en la historia; razón por la cual, gigantes del petróleo y gas alrededor del mundo se vieron obligados a planificar importantes recortes de gastos operativos y de capital. Además, derivado de la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, México se sumó a la tensión en la cumbre de la OPEP+ y luego de días de negociación y al apoyo del gobierno de Estados Unidos, el gobierno mexicano, acordó recortar sólo 100 mil barriles diarios, versus los 400 mil que solicitaba el organismo.

A medida de que países como Estados Unidos avanzan en sus programas de vacunación, se perciben ciertas señales de que el mercado del petróleo se está recuperando. Se prevé que de mayo a julio, la OPEP+ y sus aliados, agregarán más de 2 millones de barriles por día a los suministros mundiales de petróleo; lo que ayudará a restaurar una cuarta parte del crudo que aún retienen después de los profundos recortes obligados derivados de la pandemia.

De acuerdo a economistas del Banco Mundial, los precios del petróleo promediarán 56 dólares por barril en este año, lo que representa un tercio más de lo que registraron en 2020; y estiman que este precio se puede fortalecer aún más para 2022 y cotizar 60 dólares por barril, en la medida de que la demanda incremente gradualmente, como consecuencia de la recuperación. A pesar de que se registra una recuperación sin precedente, es insuficiente para alcanzar los niveles previos a la pandemia, cuando en enero de 2020 el barril se cotizaba en 64 dólares.

Aparentemente se puede ver la luz al final del túnel para la industria petrolera después de un año tan atípico como complicado. Sin embargo, uno de los retos más importantes a los que se enfrenta el sector energético, es la solidez para mantener precios estables a largo plazo. En México, el impacto de la economía derivado del contexto sanitario y energético ha levantado ámpula; por ello la recuperación económica debe ir acompañada de un trabajo conjunto entre gobierno e iniciativa privada. Sólo de esta manera, Mexico estará preparado para poder afrontar los retos post pandemia y los nuevos que vengan en el corto plazo.

Las economías post Covid necesitan petróleo, y gracias a su firmeza ante la OPEP+, México tiene de sobra para exportar. Las expectativas son positivas, sin embargo, se debe tomar en cuenta que actualmente el país cuenta con un alto volumen de pozos perforados, y a medida que el país expande su producción, el número de pozos maduros que han alcanzado su pico de producción incrementa. Es por ello que será de gran importancia que el país acuda a la tecnología para aprovechar al máximo los yacimientos y continuar produciendo al ritmo necesario para mantener su producción y cumplir con la creciente demanda a nivel mundial. Para ello, será fundamental que el país apueste por la innovación en el sector.

Consulta la fuente original aquí.